Compre su piso como muy tarde el 31 de Diciembre de este año para poder seguir disfrutando de la Deducción por Vivienda Habitual.

Si piensas comprar tu Vivienda Habitual y ya has perdido el tren del IVA (ha subido en julio del 7% al 8%), no te pierdas ahora el de las deducciones por vivienda.

Si tiene intención de adquirir próximamente su Vivienda Habitual, analice si le conviene hacerlo antes de que finalice el año 2010. Tenga presente, que salvo cambios a última hora, está previsto que la deducción por adquisición de vivienda habitual no sea aplicable ya para quien realice su compra a partir del 1 de Enero del 2011 y tenga una base imponible en su IRPF superior a 24.170,20 euros.

Por tanto, si usted compra a partir del 01.01.2011 olvídese de estrategias fiscales asociadas a la adquisición de su vivienda habitual. Solo nos queda hacer números y amortizar aceleradamente el préstamo, para así poder ahorrar intereses, siempre que se tenga dinero ahorrado claro. La decisión será puramente financiera, no fiscal.

Dada la situación actual interesa no precipitarse, y evaluar ambas situaciones. Está claro que quien tenga que comprar una vivienda buscará una buena oferta y no dejará llevar sólo por la deducción, ya que quizá usted pueda compensar la pérdida de esta ayuda encontrando un piso más barato (parece que todavía queda recorrido a la baja) o negociando hipotecas en el 2011 a tipos más bajos que los actuales. Todo esto sin perder de vista al Euribor, ya que tras casi dos años de descensos, el Euribor comienza a subir de manera muy lenta, pero parece que irreversible. El alivio que ha supuesto para las economías domésticas la caída continuada del índice de referencia de la mayoría de los préstamos hipotecarios toca a su fin. Las perspectivas apuntan a subidas moderadas y progresivas de este indicador, que traerán consigo un aumento de unos seis euros de media en las cuotas que las familias españolas pagan cada mes para comprar una vivienda. Regresan así las revisiones al alza y, aunque no está previsto que alcance los altísimos niveles de 2008, tampoco se considera probable que el Euribor vuelva a tocar suelo en los próximos meses.

Si finalmente compra en el 2011, y quiere ahorrar intereses, puede o bien destinar el dinero a recortar los plazos (años), o bien a reducir la cuota (de cada mes).

Mi consejo general siempre es reducir plazos, el total de intereses pagados será menor y el capital amortizado mayor, aunque como cada hipoteca es un mundo, sería cuestión de revisarlo con su banco antes de hacer la aportación.

foto: Flickr