El gobierno se queda sin las webs de sus nuevos ministerios

Hoy leyendo los post de Faustino Gómez no he podido hacerlo sin reir, pues este hombre se ha adelantado al Gobierno en el registro de los dominios que corresponden a las siglas de sus nuevos ministerios. Como bien argumenta Faustino en su blog, esos dominios no se los deberían poder quitar por el mero hecho de coincidir sus siglas con unos ministerios, ya que esas siglas pueden aludir a muchas cosas.

Se ha generado gran polémica, ya que muchos medios se han hecho eco de la noticia, que a decir verdad por otro lado no sería noticia si nadie se hubiera interesado por el tema, que en si no tiene tanta importancia. Faustino llega a decir en su blog a los medios que no le sigan pues no está interesado en ser portada de medios.

Estos son los dominios registrados, el significado para el Gobierno, el significado para Faustino y otro cualquiera al que podrían aludir:

mcei.es (“Ministerio de Ciencia e innovación” ó “Monasterio de Conciencia e Inmoralidad” ó “Maria del Carmen Ezquerro Iniesta”)

mepsd.es (“Ministerio de Educación, Políticas Sociales y Deportes” ó “Monasterio de Errores, Pitonisas sociales y Dimisiones” ó “Miguel Ernesto Pardo Sánchez-Dionisio”)

mict.es (“Ministerio de Industria, Comercio y Turismo” ó “Monasterio de Inmigrantes, Curas y Turistas” ó “Maria Inmaculada Carrero Tamudo”)

mtei.es (“Ministerio de Trabajo e Inmigración” ó “Monasterio de Trasvases e Ilusiones” ó “Manuel Tomas Españón Iniesta”)

Habrá que ver como tratan este tema desde el Gobierno y desde Nic, Faustino según parece ser no se resigna a que se los quiten sin más, pensando un poco y haciendo un simil con otra cosa, si Faustino hubiese registrado un dominio correspondiente con un producto nuevo que se hubiese lanzado, al dueño del producto no le hubiera quedado otra que o comprárselo o buscar alternativas.

No se sabe como se resolverá este tema, pero por si acaso el dueño de los dominios ya aclara que su afirmación de cambiar los dominios por un trasvase justo sólo era una broma, aunque en cualquier caso él lo reivindica.