Una granja-escuela en casa

Mis padres son personas que han vivido otra época y aunque la vida ha cambiado mucho aún nos brindan buenos momentos de los que ellos disfrutaban en su juventud y a los que ahora no estamos aconstumbrados.

Tienen un gallinero con más de 50 gallos, gallinas, pavos, pavos reales, etc… y de vez en cuando hay nacimientos y aparecen por casa pequeños inquilinos, esos pequeños pollitos con unas horas de vida que mi madre alimenta con huevo cocido y bolitas de pimienta para que entren en calor y como ella dice “se pongan tiesos”; en esos días tenemos unos juguetes en casa que duermen en una cesta entre trapos e incluso si hace frío con una manta eléctrica y que picotean en la migajas de la mesa, acurrucándose debajo de tu mano si les das refugio.

Esta semana ha habido nacimientos y aquí os dejo algunas fotos de esos momentos que disfrutamos:

5 Comentarios

  1. Me encanta la naturalidad de estas fotos. Muchas veces parecemos seres virtuales, rodeados de tecnicismo.. ¡nada mas lejos de la realidad!

  2. Cielos! Los pollitos comen huevos cocidos!!! Canivalismo!!!! Así empezó lo de las vacas locas (con pienso para vacas hecho con residuos triturados de otras vacas). :P

  3. Jajaja, los pollitos están super graciosos, qué suerte poder convivir con tantos animalitos… Y tus padres tienen cara de trabajadores y de buenas personas, como debe ser…

Comments are closed.