Hace unas semanas estuvimos de vacaciones en la playa, en Peñíscola. La última vez que había ido, era aún una niña pequeña. Y después de tantos años ya no podía recordar ni una mínima parte de su belleza.

Peñíscola es un destino bastante solicitado para ir de vacaciones, especialmente por las familias, se encuentra en Castellón y es un lugar ideal para descansar del estres del trabajo, o al menos a mi me lo parece.

Tiene una playa inmensa y preciosa a la que poder ir a alimentarnos de vitamina D, sitios que visitar como el castillo y sus jardines y también puedes disfrutar, entre muchas cosas más, perdiendote en las antiguas calles que rodean el castillo, llenas de lugares donde comprar, cenar y disfrutar de las vacaciones en un ambiente encantador.

Aquí os dejo algunas fotos del viaje, para que podaís comprobar por vosotros mismo la belleza de este lugar.