Un invento genial para los que nos gusta la fotografía. Se acabo tener que cargar nuestro voluminoso y muchas veces incómodo de transportar trípode.

Este remedio casero nos presenta un trípode-estabilizador que puedes hacer en apenas unos minutos con una cuerda, un tornillo y una arandela. ¡Tengo que probarlo!. Te costará menos de 1 euros.

vía: no puedo creer